• Buscar
Publicidad

Comer bien el primer año de vida

Comer bien el primer año de vida

Una buena alimentación es la base necesaria para un buen desarrollo físico, psíquico y social y es la primera línea de defensa contra numerosas enfermedades. Este periodo de la vida de un niño es muy importante en cuanto que es la etapa en la que se adquieren los buenos hábitos alimenticios. Convencidos de todo ello TodoPapás ha organizado, con una gran aceptación, el I Curso de Cocina y Nutrición para bebés. En él la Dra. Ledo, en colaboración con la chef de cocina Rosa Pertierra, han dado las pautas de una alimentación equilibrada, sana y variada para tu hijo

Publicidade

Niño comiendoUna buena alimentación es la base necesaria para un buen desarrollo físico, psíquico y social y es la primera línea de defensa contra numerosas enfermedades. Este periodo de la vida de un niño es muy importante en cuanto que es la etapa en la que se adquieren los buenos hábitos alimenticios. Convencidos de todo ello TodoPapás ha organizado, con una gran aceptación, el I Curso de Cocina y Nutrición para bebés. En él la Dra. Ledo, en colaboración con la chef de cocina Rosa Pertierra, han dado las pautas de una alimentación equilibrada, sana y variada para tu hijo
Que la alimentación tiene una conexión directa con una buena salud es indudable, pero además, si el niño no está adecuadamente alimentado puede ver mermadas sus habilidades para aprender, comunicarse, pensar analíticamente, socializarse, adaptarse a nuevos ambientes y personas, etc.
En el primer año de vida, el niño sienta las bases de su gusto para toda su vida y es cuando pueden empezar los primeros problemas relacionados con la alimentación, como el sobrepeso. De aquí la importancia de conocer cómo deben comer los niños desde el momento en que llegan al mundo.
Las necesidades nutritivas durante el primer año son muy altas, y esta responsabilidad puede originar dudas y preguntas: ¿Está comiendo demasiado? ¿Muy poco? ¿Está creciendo a un ritmo normal? Como ya debemos saber, cada niño es un mundo y sus necesidades son diferentes. Por esta razón no existe una cantidad exacta de comida recomendada. Pero si la evolución de peso es satisfactoria y no existe ninguna enfermedad, debemos dejar que el propio niño marque su ritmo de comidas. De este modo será él el que decida con exactitud cuánto puede comer, sin obligarle nunca a que coma más.
Necesidades del niño
En su primer año de vida el bebé necesita aumentar su masa muscular, calcio para su esqueleto, mantener su nivel energético y recibir vitaminas.
En la gestación el niño recibe los alimentos de la madre, si la dieta carece de algún nutriente, el niño toma las reservas de ésta. Pero tras el nacimiento su desarrollo sigue un ritmo muy rápido, por lo que para asegurar un buen desarrollo físico y mental los nutrientes deberán encontrarse en la cantidad y proporción correcta. Hasta los 6 meses la leche materna es suficiente y necesaria, pues los enzimas del estómago e intestino aún se están formando y su sistema defensivo es inmaduro.
A partir de los 6 meses la leche materna no es suficiente y son imprescindibles otros alimentos. Es entonces, a partir de este momento, cuando se producen grandes cambios:
– Se reduce el número de comidas. Pasan a ser 4 al día
– Se produce un cambio en la manera de comer, pasando de la succión al uso de cuchara y taza.
– El aporte lácteo viene por nuevos alimentos y se complementa con la introducción de nuevos alimentos.
– La consistencia de los alimentos debe ir aumentando
Este cambio debe ser gradual. Buscando el momento oportuno, con paciencia, sin nervios y sin prisas. Sin embargo a pesar de todo, la actitud del pequeño frente a este cambio puede ser negativa. Ante esto no debes insistir, sino dejarlo para otra ocasión.
Aprendiendo a distinguir sabores
Durante el primer año aprenderá a distinguir sabores y deberá conocer los 4 básicos: dulce, salado, ácido y amargo. Para ello es importante no disfrazar los sabores y dejar que el propio niño nos muestre sus apetencias personales. Al final de este primer año su nutrición debe ser similar a la de un adulto.
• Dulce: Es el primer sabor que distinguirá ya que está asociado directamente a la leche. Suele ser aceptado sin problemas.
• Salado y ácido: Trata de incorporarlos con mucho tacto. El niño puede extrañarse, aunque no significa necesariamente rechazo.
• Amargo: La mueca del niño por este sabor es parecida a la del adulto, pero le ayudará a formar el gusto.
Leche materna
Es el mejor alimento hasta los 4-6 meses, ya que asegura una alimentación perfecta y cubre todas las necesidades. La sustitución por leches maternizadas sólo debe hacerse por incapacidad de la madre para lactar.
Cuando estés dando el pecho al niño debes tener en cuenta no beber bebidas estimulantes como café, té o cacao, ni alcohol; así como verduras que puedan cambiar el sabor de la leche (coliflor, col, alcachofas, espárragos, ajos y pimientos) y nunca automedicarte.
Cereales sin gluten
A partir de los 4 meses se introducen los cereales, todavía sin gluten, ya que el aparato digestivo del bebé aún no está maduro y algunos de estos cereales pueden ser el origen de alergias importantes. Los cereales son ricos en hidratos de carbono, proteínas, minerales, vitaminas y en ácidos grasos esenciales. Aún no es el momento de darle pan, galletas o bollería industrial.
{mospagebreak }
Leche de continuación
A partir de los 6 meses, la leche materna se hace insuficiente y hay que introducir nuevos alimentos, entre otros, la leche de continuación, que le aportará más nutrientes.
FrutasFruta en papilla
La fruta supone un gran aporte de vitaminas, fibra e hidratos de carbono. A partir del 5º ó 6º mes puede tomarla en papilla, generalmente en la merienda. Empieza la primera semana con plátano y zumo de naranja o leche. Después ofrécele otras frutas, como pera o manzana y más adelante añade cereales. No pongas azúcar, leche condensada ni miel. Y escoge fruta madura, ya que facilita la digestión. Lávala, pélala y trocéala y tras pasarla por la batidora dásela inmediatamente para evitar que pierda sus vitaminas. No olvides que los potitos industriales nunca deben reemplazar a la fruta fresca.
Frutas aconsejadas: Manzana, pera,naranja, Plátano*, Ciruelas y uvas.
Frutas a evitar: Fresas, melocotón, kiwi, albaticoque, melón, cerezas
*no abusar del plátano, ya que es bastante graso.
- Las frutas a evitar son hasta los 12 meses, pues son indigestas para el lactante.

No te puedes perder ...

Listeriose e toxoplasmose, cuidados a ter com a alimentação

Listeriose e toxoplasmose, cuidados a ter com a alimentação

Tomar as devidas precauções na alimentação deve ser uma das suas prioridades durante a gravidez. Uma alimentação adequada ajuda em grande parte a não sofrer complicações durante os nove meses e a que o seu filho nasça saudável. Existem estudos que demonstram que algumas infecções, associadas à alimentação, podem provocar má-formações no feto. Entre elas encontram-se a listeriose e a toxoplasmose.

Y tambien:

* Calendario de alimentación de primer año:

-Leche Materna: De 0 a 12 meses.
-Leche de Inicio:  De 1 a 5 meses.
-Cereales sin gluten: De 4 a 12 meses.
-Leche de continuación: De 5 a 12 meses.
-Fruta en papilla: De 5 a 12 meses.
-Verduras: De 5 a 12 meses.
-Carnes: De 6 a 12 meses.
-Cereales con gluten: De 7 a 12 meses.
-Pescado (blanco): De 10 a 12 meses.
-Yema de huevo: De 10 a 12 meses.
-Huevo completo: A partir de 12 meses.
-Yogurt natural*: De 6 a 12 meses.
* Mi primer Danone: A partir de los 6 meses.
Yogurt normal: A partir de los 9 meses
Zumos de frutas

Aunque existen discrepancias entre los expertos, puede comenzarse con 1 ó 2 cucharaditas. Para esto, la mejor fruta es la naranja, ya que es rica en vitamina C. Nunca añadas azúcar. Si está muy ácida opta por el zumo de mandarina.

VerdurasVerduras
A partir del 5º ó 6º mes debes darle la primera papilla salada, a base de verduras, que podrán ser frescas o congeladas. Éstas le aportarán minerales y oligoelementos, hierro, sales minerales, vitaminas, fibra vegetal, etc. Puede empezar por la patata y la zanahoria que tienen un sabor más dulce. Añade después judías verdes, puerro o tomate y agrega aceite al final, nunca durante la cocción. Tampoco añadas sal. Estos alimentos ya tienen la sal necesaria para el bebé.
En el momento de dárselo ten paciencia porque al principio no suele gustarles. Comienza con cucharaditas de caldo de verduras para que se acostumbre al sabor.
Verduras aconsejadas: Patata, zanahoria, judía verde, puerro, calabacín, acelga y calabaza.
Verduras a evitar: Col, coliflor, repollo, nabo, apio, espinacas, rábano y remolacha.
{mospagebreak }
PolloCarnes
A partir del 6º ó 7º mes tu pequeño ya deberá comer carne. Dásela, junto con el puré de verduras, cocida sin piel ni grasa y pasada por batidora o trituradora. La carne le aportará hierro, potasio, fósforo, proteínas, minerales y vitaminas.

Carnes aconsejadas: Pollo, pavo, cordero y el cerdo.
Carnes a evitar: Carne roja de vacuno* y las vísceras.
* Más adelante
Cereales con gluten
Después de los 7 u 8 meses ya podrán tomar cereales con gluten como el trigo, la avena o la cebada, así como pan y galletas.
Pescado
A los 9 ó 10 meses comienza la tarea, a veces costosa, de introducir el pescado en su alimentación. Empieza por pescado blanco (merluza, gallo, lenguado, mero, rape, etc.). Cuécelo, limpio de espinas y piel y añádelo al puré de verduras sustituyendo a la carne 2 ó 3 veces por semana. El pescado es rico en ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga, vitaminas A y D. yodo, fósforo, sodio y potasio. También puedes recurrir al pescado congelado, que mantiene sus propiedades y…¡ahorrarás tiempo y trabajo!
Huevo

A partir de los 10-12 meses ya se puede incluir el huevo en la dieta del bebé, eso sí, siempre cocido y empezando por la yema, ya que la clara además de ser indigesta puede originar alergias. Añádela cocida al puré de verduras o en tortilla francesa a partir de los 12-15 meses. Y nunca más de 1 ó 2 veces por semana.
Yogur

A los 10-11 meses los bebés pueden consumir yogures naturales o mezclados con frutas pero nunca con azúcar o miel. Le proporcionará calcio y proteínas de alto valor biológico.
Yogures probióticos
Estos yogures se adaptan mejor al bebé porque están hechos con leche de continuación, por lo que se pueden administrar desde los 6 meses.
Agua
Es la sustancia más importante de nuestro organismo y es el medio de transporte de las sustancias nutritivas. Aunque la leche materna aporta la cantidad justa, debemos estar atentos al introducir los alimentos, especialmente en épocas de calor.
Curso de Nutrición y Cocina TodopapásA la izquierda momento de explicación de la cocinera a los asistentes al "Curso de Nutrición y Cocina Todopapás"
PATROCINADO POR:
Danone     Frudesa
 
Redacción: Lola García-Amado
Fuentes: Dra. Maite Ledo Varela. Nutricionista.
comiendoRECETAS DE POTITOS PARA TU BEBÉ

Potitos de frutas
(Triturar bien las frutas muy maduras)
• 1 plátano, 1 naranja en zumo, 1 pera, 3 ciruelas bien maduras. (Desde 5 meses)
• 1 manzana, 1 pera, 2 ciruelas, 1 naranja en zumo, 8 uvas. (Desde 5 meses)
• 1 yogur (Mi Primer Danone), 1 plátano, 1 pera, 1 naranja en zumo, 2 ciruelas. (Desde 6 meses)

Potitos de verduras
(250 ml de agua + 400 gr de verdura. 10 minutos de cocción)
• Patata, puerro, zanahoria, calabaza. (Desde 5 meses)
• Patata, puerro, judía verde, calabacín. (Desde 5 meses)

Potitos mixtos
(250 ml de agua + 300 gr de verdura + 150 gr de proteína. 10 minutos de cocción)
• Patata, puerro, calabacín, merluza. (Desde los 8 meses)
• Patata, puerro, zanahoria, ternera. (Desde los 6 meses)
• Patata, zanahoria, puerro, calabacín, pollo. (Desde los 6 meses)
Profesora Rosa Pertierra

 

 

Fecha de actualización: 13-04-2007

Redacción: Irene García

Publicidade

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×